Compartir
Publicado: Lunes 10, de Agosto de 2020

COLOQUIO ONLINE SOBRE EL HECHO MÁS LEGENDARIO DE LA SERENA


La actividad está pensada para dar a conocer detalles de El Sitio de La Serena y la vida del concejal Pedro Pablo Muñoz

 

Para conmemorar un año más de la ciudad de La Serena, la Sociedad Patrimonial Pedro Pablo Muñoz, en conjunto con el departamento de Patrimonio de la Ilustre Municipalidad de La Serena, realizarán el conversatorio: “El Sitio de La Serena de 1851 y su concejal, Pedro Pablo Muñoz Godoy”. Esta actividad “online” está programada para el 11 de agosto, a las 18: 00 horas, y se transmitirá vía meet  previa inscripción en https://forms.gle/SKXdgtRZk4DF4tP77

Los expositores serán los destacados socios de esta institución: Pablo Emilio Schaffhauser Muñoz, genealogista y descendiente del prócer; Susana Pacheco Tirado, profesora, musicóloga, historiadora y escritora; Claudio Canut de Bon, académico, historiador minero e ingeniero civil en minas y Cristián Vila Riquelme, poeta, académico, doctor en filosofía de la Universidad Sorbonne de Paris.

El Sitio de La Serena es el hecho más legendario de la segunda ciudad más antigua de Chile. La Serena ha vivido un sinnúmero de acontecimientos tremendos: las revoluciones del siglo XIX, los hechos de la Independencia, la llegada de Lambert y Domeyko, la fundación del Liceo de La Serena, la Guerra del 79’, terremotos, incendios, saqueos de piratas, asesinatos y fusilamientos de hijos ilustres, el poblamiento del sector de Las Compañías y de la avenida del Mar, el nacimiento de artistas connotados como Benjamín Vicuña del Solar, Manuel Concha, Jorge Peña Hen, Luisa Kneer, etc. También, una pléyade de políticos; y, tal vez, el más destacado de todos los tiempos: Pedro Pablo Muñoz Godoy, que murió siendo diputado en representación de la región. Pero su mayor figuración pública le correspondió como concejal de La Serena en las revoluciones de 1851 y 1859.

Según la historiadora Susana Pacheco “el Sitio de La Serena, guardado como uno de los episodios más heroicos de la historia del norte de Chile, ha permanecido mudo o tal vez indiferente a la historia regional de nuestros días. Este periodo debió vivirse en cada apelación como una nueva experiencia, un nuevo desafío, una nueva amenaza. La población hubo de presenciar sangre, tormento y desconsuelo”.

Asimismo, el escritor de Vicuña Carlos Toro Ponce, señala “en La Serena, la antigua oposición al centralismo capitalino, se encontró una vez más fortalecida gracias a la adhesión apasionada del pueblo. Y fue así que trescientos miembros de La Sociedad Patriótica de La Serena —a imitación de la Sociedad de la Igualdad de Santiago—, orientados y dirigidos por el tribuno serenense, don Pedro Pablo Muñoz Godoy, que junto con el periodista Juan Nicolás Álvarez, los carpinteros José María Covarrubias y Rafael Salinas, el sastre Manuel Vidaurre y un herrero de apellido Ríos, más con la ayuda de tres oficiales comprometidos con los revolucionarios, para sorpresa de la guarnición, lograron apoderarse del cuartel militar. Muñoz y sus compañeros habían desarmado a los militares y en nombre de la revolución en cierne, requisaron todas las armas, 36 fusiles, pistolas y sables. Los rebeldes se habían adueñado del cuartel sin derramar ni una sola gota de sangre, sin que se oyese algún grito de alarma, sólo el clamor esperanzador de los rebeldes que brotaba de sus gargantas con pasión, con amor a la revolución que ya empezaba a dar sus primeros pasos, retumbó como un cañonazo. Lenta, pero segura se fue expandiendo por toda la ciudad de La Serena: ¡Viva la República! ¡Viva la Revolución!”.

El académico e historiador minero, Claudio Canut de Bon, manifiesta que “en el Museo Gabriel González Videla, en La Serena, se conserva un cuadro al óleo, de 120 por 80 cms., que representa una imagen de una de las defensas construidas en las calles de La Serena, durante los 70 días de asedio a la ciudad, por las tropas gobiernistas de Manuel Montt, venidas de Santiago, y las montoneras irregulares argentinas procedentes de Copiapó. En el cuadro se observa de fondo un cerro cónico que es el Pan de Azúcar, visible al sur de la ciudad mirando desde la actual calle Matta (ex Calle del Colejio). La imagen de casas incendiadas corresponde a sucesos de esta olvidada batalla que comenzó el 22 de octubre de 1851 hasta el 29 de diciembre del mismo año. Aunque la revolución serenense se originó el 7 de septiembre de 1851, se puede fijar el 22 de octubre como el inicio del Sitio de La Serena, por la decisión tomada por Arteaga de fortificar el centro de esta ciudad, en sus 9 manzanas centradas en la Plaza de Armas. El autor del cuadro ya indicado es el pintor argentino Gregorio Torres (1814–1879); nacido en Mendoza, llega a Chile para educarse. Fue discípulo del pintor francés R. Monvoisin en 1844, en su academia de pintura en Santiago. En esos años aún no perfeccionaba su técnica y composición pictórica según Pedro Lira, pintor chileno, pero posteriormente cambió de opinión. Estaba en La Serena en 1847; existe un óleo, al “Retrato de un caballero”, fechado en ese año y que se conserva en la pinacoteca de una antigua familia serenense (G. Díaz P. – M. Cortés Monroy).  Durante esos días de 1851, se mantuvo en La Serena colaborando en su defensa, aunque era argentino; hay que tener en cuenta que, en las tropas sitiadoras, había grupos de argentinos, residentes en Atacama que habrían formado tropas llamadas Carabineros y Lanceros de Atacama. Eran refugiados exiliados de la tiranía del gobernante Rozas y que trabajaban en minas alrededor de Copiapó; participaron en grupos armados paramilitares que se unieron a la tropa gobiernista, procedente de Santiago, que atacaba a los revolucionarios serenenses. No gozaban de ninguna simpatía entre los sitiados; fueron combatidos con especial encono”.

Copyright © 2020 Ilustre Municipalidad de La Serena | Arturo Prat 451, La Serena | Teléfono: (56) (51) 2 206600
Departamento de Turismo / Telefónos: (+56) (51) 2206631- 2206544 / Avenida Juan Bohón 403, Ruta 5